Ha muerto Sergio TOPPI

Según llego al festival de Solliès-Ville, en la Provenza, su editor francés y común amigo, Michel Jans, me comunica que Sergio Toppi ha muerto hace tres días. Sus páginas me deslumbraron (y nunca han dejado de hacerlo) desde que lo descubrí a finales de los ’70. Si alguien demostró que se podía construir secuenciación visual sin viñetas, fue él, y sus ilustraciones han sido siempre composiciones impecables de ejecución elegantísima. Tuve la gran suerte de conocerlo personalmente, y soñé, desde que arrancó Viñetas desde o Atlántico con poder tenerlo en el festival junto a una gran selección de su obra. Su delicada salud en los últimos años me lo impidió. Era un hombre bueno, gentil y generoso, con una personalidad y talento artísticos abrumadores. Michel me ha obsequiado “Sabbat”, el que será último libro preparado por Toppi, que saldrá al mercado en enero de 2013 (Éditions Mosquito). Una maravilla.

¡Hasta siempre, maestro! Gracias por hacerme amar este medio.

“Ardalén” listo para imprimir

Unos días antes de “Viñetas desde o Atlántico” terminé Ardalén. Las sensaciones fueron contradictorias: por un lado, el alivio de finalizar un trabajo que se prolongó durante tres años; la satisfacción de completar una historia que hacía tiempo que quería contar (la primera versión del guión estaba escrita desde antes de empezar a trabajar en De profundis); la convicción de haber aprendido mucho sobre la memoria y haber depurado mi forma de contar. Por otro, una cierta sensación de vacío, tras el bajón de adrenalina; las dudas ante la posibilidad de no haber sido capaz de expresar ciertos matices de la historia; el pánico ante el año de promoción que me espera. Y durante “Viñetas”, la pregunta que amigos, colegas y periodistas me repetían: ¿y ahora con qué te vas a poner? Aún no lo he decidido. Tengo tres proyectos que me apetecen dándome vueltas en la cabeza y comenzando ese proceso -un poco “frankensteiniano”- de piezas que se juntan. Lo que sí sé es que tengo ganas de divertirme. Necesito un cambio de tema, de tono y de estilo.

Inicio de andadura

Muchos de mis amigos y colegas me insistían desde hace tiempo en que, además de la página web, abriese algún otro canal de comunicación. Descartadas fórmulas como Twiter o Facebook (los que me conocen saben que sería incapaz de mantener ese ritmo de comunicación), la opción del blog me pareció asumible. De modo que aquí está, en período de prueba.

La vida es suficientemente complicada y nos ofrece, día a día, malos ratos de sobra como para añadirle vinagre. Abro esta puerta con la intención de que sea como tomarse una caña, un café, o una copa de buen vino, con un pequeño grupo de amigos después del trabajo. Intentaré responder sin grandes demoras a las cuestiones que me planteéis.

Por razones obvias de tiempo y esfuerzo no puedo mantener una versión multilingüe del blog. Escribiré mis entradas en castellano o galego, e intentaré responder en el idioma en el que me escribáis (inglés, francés o italiano; en portugués, lo haré en galego “axeitado”…).