Lápices

En comentarios recientes de Antonio Zurera y Kike ha salido el tema de los “lápices pigmentados” y los “apuralápices”. Stadtler tuvo durante años, dentro de la serie MARS gradaciones con la denominación “EE”, estupendos, pero que, por desgracia, dejaron de fabricar.

Staedtler MARS EE. Lo conservo como una reliquia-

Staedtler MARS EE. Lo conservo como una reliquia-

Después de muchas pruebas, he acabado encontrando estas opciones: el POLYCHROMOS de Faber-Castell (el que más utilizo), el PITT Oil Base, también de F.C., que tiene distintas gradaciones de dureza, y el Ergosoft de Stadtler, de negro menos intenso y con un recubrimiento que durante los meses de calor se vuelve pegajoso (inconcebible…).

Polychromos y Pitt, de Faber Castell, y Ergosoft, de Stadtler.

Polychromos y Pitt, de Faber Castell, y Ergosoft, de Stadtler.

Por cierto, en cuanto a cuestiones técnicas, ni Faber ni Stadtler son muy explícitos. En el caso de Faber, aseguran en los dos productos que tienen una excelente fijación (lo puedo corroborar) y una magnífica resistencia a la luz. Nada respecto de la formulación, ni de los pigmentos ni de los aglutinantes, salvo esa mención “oil” en los Pitt.

Todos ellos, por su blandura, como ya comentaba Kike, pierden muy rápidamente la punta, por lo que hay que estar continuamente afilándolos. O sea, se consumen muy rápidamente y, a partir de determinada longitud (para mí, a partir de, más o menos 5 cm) no resultan manejables. Se imponen, pues, los “apuralápices”.

Metálico, completamente hueco, y dos modelos con mango de madera y hueco de 2,5 cm.

Apuralápices: metálico, completamente hueco, y dos modelos con mango de madera y hueco de 2,5 cm.

Hace mucho tiempo mi padre me dio dos metálicos que guardo como oro en paño. Me parecen los mejores, pues no hay que esperar a que los lápices tengan un tamaño excesivamente pequeño y, además, al meter el lápiz con la punta hacia el interior, siven de funda protectora de la mina.

Los que hoy en día se pueden encontrar en los comercios son del tipo de los de madera, algunos muy bonitos, pero que, si el lápiz está a medio uso, resultan larguísimos y lo corto del hueco metálico impide usarlos a la inversa para proteger la punta.

Si alguien sabe donde encontrar de los metálicos, se agradece la información. En la red he encontrado algunos de los años 50, pero carecen de sistema de anilla para variar el diámetro de la boca, por lo que solo sirven para un grosor determinado de lápiz (y cada uno de los tres lápices de los que he hablado tiene un grosos diferente).

Oso “grizzly”

osoSigo con los reportajes de bicherío de la 2. Ayer, un tipo andaba buscando osos “grizzly” gigantes por Alaska e islas de la zona. El horario de trabajo no me permite ver los programas completos, de modo que no sé si finalmente llegó a encontrar lo que buscaba. Pero los “normales” ya me parecen suficientemente grandes. En una de las secuencias, uno de ellos se encaramaba a un tronco seco y oteaba desde allí. Hoy he intentado “recuperarlo”.

Bueyes almizcleros

Boi_almizcleiro_1 Boi_almizcleiro_galope_2

Soy de los que ven los reportajes de animales de la 2. Sí, el delta del Okavango, el parque natural del Ngorongoro, el Maasai Mara… Hace unos días los espacios naturales escandinavos substituyeron a la sabana africana. Aparecían los bueyes almizcleros, y no recuerdo haberlos visto antes luchar entre ellos a testarazos. Me sorprendió ver a estos pesados y aparentemente lentos animales lanzarse al galope, con sus abrigos ondeando al viento, borrachos de hormonas en la época del celo. Ahora, unos días después, he hecho algunos apuntes de memoria.