Después del Salón de Barcelona…

Estoy de vuelta del Salón de Barcelona. Solo han sido cinco días y parece que me han cambiado el mundo que se ve a través de las ventanas de mi estudio: no llueve, los abedules están completamente brotados, los verdes brillan con estas primeras luces doradas, huele a primavera… Y a mi alrededor vuelve a no haber nadie. Un contraste brutal con estos últimos cinco días.

Quiero agradecer a todas las personas que han hecho pacientemente las colas para obtener una dedicatoria de mis libros, su convencimiento y simpatía. Este año ha sido especialmente “duro” y no ha habido ni una sola mala cara, y vuestra comprensión no ha tenido límites las veces que, por lo desbordado del programa, he llegado con retraso a las sesiones. Gracias, también, por vuestra generosidad al valorar mi trabajo.

Lo dije allí y lo repito ahora, para que quede por escrito: la lista de los finalistas a mejor obra del año era amplia y variada, tanto en temáticas como en propuestas formales. Si uno solo de esos libros no se hubiese hecho o no se hubiese publicado, el cómic español, en su conjunto, sería más pobre, menos pujante, menos interesante. Peor.

Creo que deberíamos valorar y defender esa variedad con uñas y dientes.

4 pensamientos en “Después del Salón de Barcelona…

  1. Fue un placer poder escuchar la clase magistral que diste en Joso, me hubiera quedado 3 horas más. Siempre es una dosis de motivación escuchar hablar a alguien que consigue que una idea de su cabeza sea plasmada en un formato físico, además de una calidad como nos tienes acostumbrado.

    Muchas felicidades por Ardalén, por el premio de Ficomic y gracias por la visita a Barcelona. Ánimo y a seguir trabajando.

  2. Enhorabuena por el premio Miguelanxo!! Un premio más que merecido, sobre todo teniendo en cuenta el nivel de los finalistas, todos ellos con obras impresionantes, que dicen mucho del nivel de nuestro cómic patrio. Lo dicho, enhorabuena, esperamos impacientes más cosas tuyas y un abrazo.

    Kike.

    • Gracias, Kike. Sí, creo que podemos sentirnos orgullosos del nivel del cómic español. Y de, por fin, la evidencia de que todas las alternativas temáticas, estilísticas y formales son posibles, cosa que hace no demasiados años era impensable. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *